PLATAFORMA? :: AUDIO :: VIDEO :: FOTO :: CONTRAINFO :: DISEÑO :: MICROPLATFORM :: LINKS :: Contacto
 
 
 


Las Asambleas barriales
Con información de Rebelión www.rebelion.org


La irrupción del pueblo en las calles el 19-20 de diciembre de 2001 no quedó en eso. No fue un hecho masivo pero aislado, sin mayores consecuencias. Todo lo contrario. A partir de ese momento todos los barrios de Buenos Aires, del Gran Buenos Aires y otras ciudades comenzaron a movilizarse, a reunirse, a debatir. Nacen las "asambleas barriales", un hecho inédito en la historia de los movimientos populares, y que hoy en día se extienden a lo largo y ancho de las urbes argentinas.

Nacen éstas desde el fondo de las reivindicaciones, broncas y reclamos insatisfechos. Los vecinos, desempleados, amas de casa, maestras, psicólogas, plomero, profesores se "encuentran" en una ciudad donde nadie "se encontraba", donde cada uno era para sí y nadie para todos. Se rompe la atomización , los barrios comienzan a adquirir personalidad propia.

Tras varios meses de intensa actividad, en abril de 2002 un organismo creado por las asambleas barriales hacía el recuento de los "cacerolazos" que se habían realizado. A finales de diciembre de 2001 fueron 66 por día; en enero de 2002, 22; en febrero, 11, y en marzo 4 "cacerolazos" diarios. Estas cifras evidenciaron que las asambleas, protagonistas principales de este tipo de acciones, habían ido cambiando no sólo de métodos sino de orientación para su actividad: se volvían hacia su base territorial, hacían el aprendizaje de las necesidades de los vecinos e intentaban idear y concretar soluciones. Estas nuevas respuestas no sólo encaraban el problema inmediato de la alimentación sino que se extendían a áreas sensibles como las de la salud y la educación, procurando que los sistemas existentes no se terminaran de caer en pedazos e intentando aportar nuevas ideas para su reconstrucción. Más allá de esto, en pocos meses las asambleas pusieron en marcha miles de pequeñas iniciativas de tipo cultural (festivales, talleres artísticos y literarios, revistas y boletines, jornadas abiertas de debate de los problemas nacionales) signadas todas por el intento de reinstalar los valores solidarios. Lo que estratégicamente puede ser aún más interesante es la discusión -e instrumentación en algunos casos- de emprendimientos productivos colectivos, algunos de índole autoeducativa (como pueden ser las huertas orgánicas) y otros pocos en los que se generan productos comercializables, dando trabajo a algunos desocupados de la zona. En aquel entonces funcionaban cerca de 300 asambleas en todo el país, situándose el 75% de ellas entre Buenos Aires capital y los suburbios.

El principio de las asambleas es tumultuoso, las intervenciones son dispares, muchas veces sin conexión entre ellas. Fácilmente se pasa de reivindicaciones barriales, de la exposición de necesidades apremiantes de algunos vecinos, a las arengas encendidas que delatan la intervención de algún militante de grupos de izquierda a los que sorprendió, como a todos, el fenómeno y vieron luego la posibilidad de intervenir.

Hubo si una primera etapa de tanteos, de marcha sin rumbos definidos, sin saber como hacer. Pero a todas las caracterizó desde un primer momento la radicalidad de los reclamos, el rechazo visceral a la política tradicional, expresada enseguida en el "que se vayan todos, que no quede ni uno solo", en la horizontalidad en las decisiones, es decir, la democracia directa. Es un hecho que el movimiento, en lo sustancial, vino de abajo, se gestó de abajo.

En esencia, se trata de la multiplicación de pequeños grupos de redes existenciales. El poder esta constituido por las relaciones sociales, lo cual significa que se construye. Construir nuevas relaciones sociales es construir poder, nuevo poder. Es evidente que sólo se puede hacer desde lo pequeño a lo grande, desde los espacios de micropoder hasta edificar el macropoder, desde la base hacia la cima, pero no en forma lineal. La cima existe, actúa y lo hace de una manera persistente, y muchas veces brutal. Las asambleas barriales son mecanismos indispensables para la construcción de poder popular, y son a la vez un enlace hacia nuevas etapas de la rebelión, que exigirán abrir el espacio, el macroespacio, para lo cual se necesitarán estructuras, instrumentos políticos nuevos.
 
 






Alojado en:
 
All contents on this webite
are licensed under a
Creative Commons License
Plataforma? :: Audio :: Video :: Foto :: Contrainfo :: Diseño :: MicroPlatform :: Links :: Contacto

La Plataforma - Contrainformación multimedia - Hip Hop piquetero
2005 Colectivo La Plataforma - ALL RIGHTS RESERVED, ALL WRONGS REVERSED