PLATAFORMA? :: AUDIO :: VIDEO :: FOTO :: CONTRAINFO :: DISEÑO :: MICROPLATFORM :: LINKS :: Contacto
 
 
 


Significado del 19-20 diciembre 2001 en Argentina: Una aproximación a la rebelión popular
Nestor Kohan Docente de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo.
Texto extraído de La Haine www.lahaine.org


:: La política en las calles y la crisis del liberalismo

¿Alguien se acuerda? Poco antes de ganar las elecciones de 1999, el futuro vicepresidente Carlos Álvarez y Graciela Fernández Meijide ("el Chacho" y "Graciela" a secas, para el progresismo) martilleaban una y otra vez los oídos populares con la consigna de que en Argentina ya no iba más la política en las calles. Reclamaban cerrar la campaña de la Alianza que llevaría a De la Rua como presidente por televisión sin recurrir a actos callejeros.

Escaso tiempo antes, el historiador Luis Alberto Romero (de la Universidad de Buenos Aires) había cerrado una inmensa antología de dos tomos sobre la historia de la ciudad de Buenos Aires con un capítulo final titulado sintomáticamente "El fin de la política en las calles".

La misma tesis era defendida en su programa de TV por Mariano Grondona, mientras tomaba -emocionado- la mano de Lilita Carrió y de otros miembros del ARI (el partido cabeza del progresismo actual que tiene como lema "una República de Iguales").

¿Cuál era la alternativa liberal entonces en danza? Manifestar la opinión individualmente y dentro de las instituciones mediante el voto, como ciudadanos-contribuyentes, sin caer en "el autoritarismo" de los que hacen política en las calles y desde posiciones de clase al margen de la Constitución, el Parlamento o los tribunales.



:: Resignificar El Argentinazo

Durante las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001, en un abrir y cerrar de ojos, cuando la experiencia popular de unas pocas horas equivalen a muchos años y el tiempo se acelera vertiginosamente desafiando al reloj, esa prédica liberal y ese modo institucionalista de entender la política cayeron en el vacío. El liberalismo burgués quedó girando, aturdido, en medio del humo espeso de los neumáticos quemados y los incendios callejeros.

Los medios de comunicación del sistema y todo el andamiaje político institucional argentino se abocaron inmediatamente después de las batallas callejeras a resignificar el carácter del conflicto, la intensidad de la represión estatal, la modalidad de la rebelión popular e incluso hasta la identidad misma de los protagonistas.

Para los medios gráficos del sistema (incluyendo a los "progres") la fotografía central de tapa fueron las víctimas de la represión o el helicóptero de De la Rua huyendo de la Casa Rosada. Ninguno puso en primer plano a los trabajadores y a los jóvenes peleando en las calles. El enfrentamiento de la lucha de calles y la lucha de clases se esconde, se elude. Su lugar es reemplazado por la cuestión institucional de la sucesión presidencial.

Pero no sólo eso. Los medios también trataron de minimizar la incidencia de la rebelión popular, intentando convencer a todo el mundo de que De la Rua se tuvo que ir más por sus fallos en política económica que por la lucha popular. Resumiendo: no fue el pueblo combatiendo en la calle el que lo echó por su propia iniciativa, sino que él simplemente... "se fue". El intento de expropiación de la rebelión popular no quedó limitado a las maniobras de los medios. Toda la dirigencia burguesa (incluyendo no sólo al Partido Justicialista y a la Unión Cívica Radical sino también a los "progres" del ARI, el FRENAPO y el CTA) intentó encaramarse mezquinamente sobre la rebelión y sacar provecho personal recorriendo presurosamente los canales de TV cuando ninguno de sus dirigentes puso el cuerpo en la lucha. ¿Dónde estaban los jerarcas del peronismo que hoy se frotan las manos y se relamen con el botín de una lucha ajena? ¿Y Lilita Carrió? ¿Y De Gennaro? ¿Y Horacio Verbitsky? ¿Y las dos CGT? ¿Dónde estuvieron? ¿Alguien los vió en las barricadas? ¿Alguien los vió tirándoles piedras a la policía montada a caballo o a los motociclistas policiales con itakas en la mano? ¿Alguien los vió apedreando a los grandes bancos y entidades financieras multinacionales? ¿Alguien los vió incendiando las camionetas de la empresa de correspondencia privada OCA hasta hace poco perteneciente al empresario Yabrán? En serio: ¿Alguien los vió?



:: ¿Barbarie o rebelión de masas?

¿Caos? ¿Desorden? ¿Irracionalidad? ¿Locura colectiva? ¿Desmanes? ¿Barbarie? Esas palabras resonaron al día después de las jornadas de lucha hasta el hartazgo por la radio y la TV. Obviamente no explican absolutamente nada.
El quiebre masivo de la propiedad privada de los grandes centros de distribución comercial de mercancías, ¿no expresa nada? El costo de cerca de 30 millones de dólares (según estimaciones de las empresas de seguros) que las masas trabajadoras enardecidas cobraron al capital por todo lo que éste le exprimió durante las últimas décadas, ¿no expresa nada? ¿Son "vandalismo" y "barbarie" o significan otra cosa? ¿Qué obstáculos ideológicos de clase impiden hacerse esas preguntas?

El tipo de luchas y el componente ideológico de los sujetos sociales que desarrollaron esta rebelión popular de masas inédita en nuestra historia fue notoriamente diverso y matizado.
En el seno de este pueblo que se puso orgullosamente de pie convivieron desde sectores obreros que no fueron a trabajar y marcharon al centro de Buenos Aires y empleados de oficina ligados a la pequeña burguesía que se fueron de sus trabajos hasta movimientos de trabajadores desocupados y estudiantes, todos entremezclados con vecinos, transeúntes y manifestantes dispersos. Ideológicamente se cruzaron: (a) algunos sectores urbanos (hasta ahora) despolitizados que cantaban, con la olla y la sartén en la mano, "que se vayan todos, que no quede ni uno solo" refiriéndose a todos los políticos... en general; (b) sectores del extremismo nacionalista, de origen autoritario y fuertes simpatías por la derecha peronista (en el caso de los punteros barriales) o incluso por militares represores con retórica "patriota" como Seineldín y (c) sectores de la izquierda revolucionaria que lograron superar el estrecho marco en que hasta ahora se movían alcanzando en la calle y en las barricadas influencia auténticamente de masas.

En cuanto al tipo de luchas y acciones que convivieron durante las mismas jornadas -repartiéndose según los barrios más céntricos o más periféricos, tanto en la capital como en el interior del país-: a) expropiaciones de comida de supermercados pertenecientes a grandes firmas concentradas que han crecido notablemente durante la última década menemista-delaruista; b) saqueos a pequeños negocios barriales; c) protesta callejera cortando avenidas, golpeando ollas y quemando basura en las bocacalles; d) destrucción sistemática de bancos y entidades financieras pertenecientes a la burguesía argentina más concentrada y al gran capital; e) quema de autos y camionetas (mayormente pertenecientes a grandes firmas locales como OCA); f) destrucción de teléfonos públicos pertenecientes a compañías españolas y francesas que se habían apropiado -quebrando una huelga telefónica a inicios de los '90- de la empresa argentina ENTEL; g) destrucción de locales de comida rápida de factura internacional, símbolos mundiales del american way of life (McDonalds). En todos estos tipos de lucha se generó invariablemente un enfrentamiento con las fuerzas de la policía federal y las policías provinciales. En medio de tamaño mosaico de distintos tipos de acciones y de tan diversos componentes ideológicos se produjo una evidente lucha por la hegemonía entre distintos proyectos políticos. Allí disputaron desde sectores ligados a la derecha peronista y sus punteros de barrios (principalmente en las provincias y en el gran Buenos Aires) con agrupaciones y corrientes de izquierda anticapitalista que intentaron orientar las expropiaciones sólo hacia las grandes firmas capitalistas y las destrucciones callejeras producto de la ira popular sólo hacia los bancos,
las empresas y los locales del gran capital.



:: Como siempre... El ejemplo de las madres

Las Madres de Plaza de Mayo, como en los peores tiempos de la dictadura militar del general Videla, volvieron a poner su cuerpo en la lucha de calles, marchando en medio de las peores corridas, los gases más asfixiantes y la represión más sanguinaria que los radicales supieron siempre implementar desde los tiempos de la semana trágica y la Patagonia rebelde. No menos de diez banderas de las madres (las azules con el pañuelo blanco) marcharon alrededor de la pirámide aun durante los momentos más sangrientos de la represión, cuando la valiente policía a caballo argentina arremetía sin piedad contra mujeres que en gran parte superan los 65 años de edad (una de ellas tiene 90 años y fue derribada por la policía, mientras varias otras recibieron palazos, latigazos, gases lacrimógenos y balas de goma).

¿Dónde estaban mientras tanto los grandes "estrategas" y los (supuestos) eruditos del marxismo que se cansaron de despotricar contra Hebe de Bonafini dándoles letra a los medios de comunicación del sistema en su reciente campaña macartista contra las Madres? ¿Dónde estaban los marxólogos que tanto desprecio mantuvieron y mantienen frente a todos los "plebeyos" que luchan sin seguir al pie de la letra los esquemas apolillados de sus catecismos de escritorio? Antes con pantuflas, ahora con sandalias (porque durante las jornadas de lucha hizo un calor tremendo...) estos personajes caricaturescos siguieron, como siempre lo han hecho, observando desde afuera -como si estuvieran en un laboratorio de química o física- el modo en que otros (los obreros, los estudiantes, los desocupados, los piqueteros y las madres) enfrentaron las balas, los gases y los latigazos de la policía.
Pero dejemos por un momento de lado las eternas manipulaciones de los demócratas argentinos, para resaltar una nota de color. Mientras las motos de la policía recorrían todas las avenidas del microcentro porteño disparando contra la multitud (llevando en cada motocicleta dos policías, el de adelante manejaba, el de atrás disparaba con su itaka, ambos con chalecos de bala y casco), el pueblo insumiso contaba con su propia "infantería motorizada": los motoqueros [mensajeros, empleados repartidores de correspondencia en motocicleta] que arremetían masivamente con motos y piedras contra los policías mientras enarbolaban al viento una inmensa bandera argentina dando aliento a la multitud que los aplaudía a rabiar. (Aclaramos rápidamente, para que ningún pusilánime y ningún mediocre nos acuse de "militaristas", "foquistas" o "terroristas" que utilizamos la expresión infantería motorizada en broma).



:: Una crisis orgánica

Cuando tantos ex militantes quebrados y ex revolucionarios frustrados han hartado a quien quiera escucharlos con el prejuicio de que "la juventud actual está perdida" y otras payasadas semejantes, si hubo un protagonista central de estas jornadas, ése fue la juventud. Una juventud sumamente combativa que no se siente representada por los partidos tradicionales del sistema ni tampoco por la burocracia sindical o las instituciones juveniles de la Iglesia.
La mayoría de esas masas juveniles que pusieron el pecho a las balas policiales y que pelearon con todas sus energías en las barricadas del centro de la ciudad de Buenos Aires y también en el interior del país no reconoce legitimidad ni autoridad a la vieja dirigencia política de nuestra burguesía. Se abre una oportunidad histórica para la izquierda revolucionaria argentina. Una oportunidad que no se había visto en décadas.
Como las Madres de Plaza de Mayo han venido insistiendo desde hace muchos años y lo reafirman en las marchas de la resistencia y piquetera, el camino, largo y difícil, seguirá siendo el de la rebelión popular, es decir, la lucha de masas en la calle. Una lucha que no es ni puede ser parlamentaria o institucional. Los hijos e hijas del cordobazo, esa nueva generación combativa que comenzó a forjarse en estas jornadas de diciembre, será la encargada de llevar esa lucha y esa resistencia hasta el final.
 
 






Alojado en:
 
All contents on this webite
are licensed under a
Creative Commons License
Plataforma? :: Audio :: Video :: Foto :: Contrainfo :: Diseño :: MicroPlatform :: Links :: Contacto

La Plataforma - Contrainformación multimedia - Hip Hop piquetero
2005 Colectivo La Plataforma - ALL RIGHTS RESERVED, ALL WRONGS REVERSED